Varios miles de personas en la manifestación del 1 de mayo en Zurich

Varios miles de personas en la manifestación del 1 de mayo en Zurich
Varios miles de personas en la manifestación del 1 de mayo en Zurich
-

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, prometió el martes que su ejército entraría en la ciudad de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, se alcance o no una tregua, poco antes de que el jefe de la Franja de Gaza llegue a Israel.

Después de Arabia Saudita y Jordania, se espera que Antony Blinken visite Israel esta tarde, en el marco de su séptima misión a Oriente Medio para intentar lograr una tregua entre Israel y Hamás palestino, en guerra desde el 7 de octubre en la Franja de Gaza.

Mientras tanto, los países mediadores esperan una respuesta del movimiento islamista palestino a una propuesta de tregua de 40 días, asociada a la liberación de los rehenes retenidos en Gaza desde el inicio de la guerra a cambio de prisioneros palestinos retenidos por Israel.

Reunido con el rey de Jordania, el secretario de Estado estadounidense afirmó que “Hamás debería aceptar la propuesta que está sobre la mesa”, según el portavoz del Departamento de Estado. Una propuesta que calificó el lunes de “extraordinariamente generosa por parte de Israel”.

Pero en paralelo a estas esperanzas de tregua, Israel afirma mantener su plan de una ofensiva terrestre sobre la localidad de Rafah, en la frontera con Egipto, considerada por Israel como el último bastión de Hamás, en el poder en Gaza desde 2007.

“La idea de que vamos a detener la guerra antes de haber logrado todos nuestros objetivos está fuera de discusión. Vamos a entrar en Rafah y eliminar allí a los batallones de Hamás, con o sin acuerdo (de tregua), para obtener una victoria total”, dijo Netanyahu a los familiares de los rehenes en Jerusalén el martes.

Netanyahu lanzó esta advertencia a pesar de la desaprobación de muchas capitales, empezando por Washington, y de organizaciones humanitarias que temen pérdidas civiles masivas en caso de una ofensiva contra esta ciudad que se ha convertido en refugio para un millón y medio de palestinos.

“Lo mas rapido posible”

Tras una reunión el lunes en El Cairo con representantes de Egipto y Qatar, dos de los países mediadores con Estados Unidos, una delegación de Hamás regresó a Doha para estudiar la nueva propuesta de tregua y se espera que dé su respuesta lo más rápido posible”, indicó. dijo a la AFP una fuente cercana al movimiento.

Según el sitio Al Qahera News, cercano a la inteligencia egipcia, la delegación de Hamás debe regresar a El Cairo “con una respuesta por escrito”.

Israel esperará hasta el “miércoles por la tarde” una respuesta de Hamas antes de decidir si enviará o no una delegación a El Cairo, dijo el martes un funcionario.

Esta propuesta se produce tras meses de bloqueo de las negociaciones indirectas destinadas a poner fin a la guerra, tras una tregua de una semana a finales de noviembre, que permitió la liberación de 105 rehenes, entre ellos 80 israelíes y binacionales canjeados por 240 palestinos retenidos por Israel.

El martes, los ataques aéreos tuvieron como objetivo Rafah, así como la ciudad vecina de Khan Younes y la ciudad de Gaza, en el norte del territorio, según un corresponsal de la AFP.

Según el Ministerio de Salud de Hamás, al menos 47 personas murieron en 24 horas en toda la Franja de Gaza.

“Reconstruiremos”

En Nousseirat, un campo palestino situado en el centro del territorio bombardeado periódicamente, los residentes limpiaban montañas de escombros el martes, con o casi las manos desnudas, según imágenes captadas por la AFP.

“Reconstruiremos, reconstruiremos todo con la ayuda de los jóvenes y de los niños. Mírenlos, es difícil doblegar la voluntad de una generación así. Por supuesto que reconstruirán”, prometió un superviviente.

Hamás exige especialmente un alto el fuego permanente antes de cualquier acuerdo sobre la liberación de los rehenes, algo a lo que Israel siempre se ha negado.

Las exigencias del movimiento islamista también se refieren a “una retirada (israelí) de la Franja de Gaza, el regreso de los desplazados, un calendario claro para el inicio de la reconstrucción y un acuerdo de intercambio que elimine toda injusticia hacia los detenidos palestinos, hombres y mujeres”. dijo el lunes a la AFP uno de los negociadores, Zaher Jabareen.

“Una tregua duradera”

“Pedimos a todo el mundo que pida una tregua duradera, eso es suficiente”, dijo un palestino, que vigilaba a sus familiares asesinados en el hospital al-Najjar en Rafah.

La ayuda internacional, estrictamente controlada por las autoridades israelíes, llega a cuentagotas principalmente desde Egipto a través de Rafah, pero sigue siendo muy insuficiente dadas las inmensas necesidades de los 2,4 millones de habitantes de Gaza.

Estados Unidos está presionando a Israel para que facilite la entrada de ayuda por carretera y también ha comenzado a construir un puerto flotante frente a la costa de Gaza, destinado a recibir cargamentos que lleguen por barco. La estructura estará lista el jueves, según informó el presidente chipriota, Nikos Christodulides.

La guerra estalló el 7 de octubre cuando comandos de Hamás infiltrados desde Gaza llevaron a cabo un ataque sin precedentes en el sur de Israel, que se saldó con la muerte de 1.170 personas, en su mayoría civiles, según un informe de la AFP elaborado a partir de datos oficiales israelíes.

Más de 250 personas han sido secuestradas y 129 permanecen cautivas en Gaza, 34 de las cuales han muerto según funcionarios israelíes.

En represalia, Israel ha prometido aniquilar a Hamás, a la que considera una organización terrorista, junto con Estados Unidos y la Unión Europea.

Su ejército lanzó una ofensiva que ha dejado hasta el momento 34.535 muertos, en su mayoría civiles, según el Ministerio de Salud de Hamás, devastó el pequeño territorio y provocó un desplazamiento masivo de población.

Este artículo fue publicado automáticamente. Fuentes: ats/afp

-

PREV Los comerciantes de barrios marginales aterrorizaron a todo un barrio de Oise y fueron condenados a prisión
NEXT Los identitarios despliegan pancartas de odio antes de la marcha blanca – Libération