Los libreros se ahogan en libros y denuncian la sobreproducción

Los libreros se ahogan en libros y denuncian la sobreproducción
Los libreros se ahogan en libros y denuncian la sobreproducción
-

¡Detener! Los libreros independientes, cuyos Encuentros Nacionales tendrán lugar los días 16 y 17 de junio en Estrasburgo, capital mundial del libro en 2024, se están ahogando en libros. Por supuesto, su trabajo es venderlos, pero los editores publicarían demasiados. “¡Desde los años 80, la producción ha aumentado un 300%! exclama Amanda Spiegel, vicepresidenta del Syndicat de la Librairie Française (SLF) que oficia en Folies d’encre, en Montreuil (Seine-Saint-Denis). Al mismo tiempo, los lectores se han retractado. »

“Un pequeño lado de Chaplin”

Amanda Spiegel señala que “Hasta la década de 2000, los libreros compraban todas las novedades. » Esto ya no es posible, pero los editores les animan a comprar tantos como sea posible. “¡Pasamos nuestro tiempo llenando y vaciando cajas, con un poquito de Chaplin en una cadena de carreras! » Difícil leer todas las obras para asesorarles.

Cada año se publican sesenta y cuatro mil novedades (fuente Electre/SNE), todo tipo de libros combinados. ¡Eso es 300 por día! “Hay un superventas de determinados títulos y una dispersión del resto, con una erosión de las ventas en el sector medio, un empobrecimiento de los autores y de toda la cadena del libro”todavía lamenta Amanda Spiegel.

¿Por qué esta emoción? “Hacer un libro no es muy caro, comenta Guillaume Husson, delegado general del SLF. Los editores se dicen, tal vez esto sea descubierto por la prensa, que sea leído…” Como resultado, hay libros buenos y no tan buenos. Por no hablar del fenómeno de la imitación: en 2017, por ejemplo, Actes Sud causó un revuelo inesperado con El discreto encanto del intestino, de la alemana Giulia Enders. Desde entonces se han publicado numerosos trabajos sobre este tema.

“Deja de crear flujo”

Por ello, los libreros piden una reducción drástica del número de libros, para lo que corren con los gastos de transporte, que también les gustaría que se compartieran. “Tenemos que dejar de crear flujo y mirar la calidad”continúa Guillaume Husson. “Esto tendría sentido desde el punto de vista medioambiental y nos permitiría hacer nuestro trabajo de forma más cualitativa”. coincide Alexandra Charroin, presidenta de la comisión social.

Este alegato llega en un momento en que las librerías independientes están pasando apuros. Se encuentran entre los negocios minoristas que ofrecen menor rentabilidad, con márgenes del 1%. El precio de venta cambia menos rápidamente que la inflación, mientras que los gastos han aumentado significativamente (+10% para los gastos de personal desde 2021, 13% para el transporte, hasta un 150% para la electricidad, fuente SLF), sin mencionar la explosión de los alquileres en el centro de la ciudad. El SLF teme que dentro de dos años muchas librerías sufran déficit.

Sin embargo, el sector es atractivo. Entre 2019 y 2023 se crearon 600 nuevas librerías (de 3.500), la mitad de ellas en localidades de menos de 20.000 habitantes (Fuente Axiales SLF 2024). “La mitad de ellas son reconversiones señala Alexandra Charroin. Muchas mujeres, de unos cuarenta años, en busca de sentido tras una experiencia en cultura o marketing. »

-

NEXT Ir de viaje de libros a Bertranges es el miércoles