En Cisjordania, Israel continúa impunemente su política de anexiones ilegales

En Cisjordania, Israel continúa impunemente su política de anexiones ilegales
En Cisjordania, Israel continúa impunemente su política de anexiones ilegales
-

DrespuestaDentro A la sombra de la guerra en Gaza y desafiando el derecho internacional, Israel continúa su política de anexión ilegal de tierras palestinas. El Estado israelí aprobó el 25 de junio la confiscación de 1.270 hectáreas en el valle del Jordán, en la Cisjordania ocupada. Estas tierras, situadas a unos cincuenta kilómetros al norte de Jericó, son ahora “propiedad del Estado”.

Una incautación revelada el miércoles 3 de julio, nunca vista desde hace más de treinta años y los acuerdos de paz de Oslo de 1993, según la organización anticolonización israelí “Peace Now”, que documenta el acaparamiento de tierras en Palestina.

Esta no es la primera anexión ilegal en el año 2024 para fomentar la expansión de los asentamientos israelíes. El pasado mes de marzo ya habían sido apropiadas de 800 hectáreas y, aún en el valle del Jordán, en febrero, 263 hectáreas al este de Jerusalén o incluso 17 hectáreas en el Gush (“bloque” en hebreo) Etzion, que reúne más de una quincena de asentamientos al sur de Jerusalén. Jerusalén.

En total, en 2024, en menos de siete meses, Israel ha anexado oficialmente unas 2.370 hectáreas (23,7 km2). un número que “supera con creces cualquier otra operación registrada desde principios de este siglo”, señala el medio israelí Times of Israel. Este último recuerda el récord anterior (478 hectáreas en 2014) que se remonta a diez años atrás y da así una idea de la escala sin precedentes alcanzada hoy.

Desde el 7 de octubre de 2023, mientras Gaza está bajo los bombardeos israelíes, la política de colonización de territorios palestinos está en pleno apogeo en Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental. Para acelerar el desplazamiento de los palestinos de sus tierras, la violencia colonial sigue aumentando con total impunidad, “espectacularmente, en intensidad, gravedad y regularidad”, como lo destacó recientemente un informe de las Naciones Unidas.

Según las autoridades palestinas, al menos 568 palestinos han muerto en Cisjordania por disparos de soldados o colonos israelíes desde el 7 de octubre. Más de una docena murieron esta semana en el norte del territorio durante una incursión israelí en el campamento de Jenin, así como un niño y una mujer, durante un ataque israelí en la región de Tulkarem.

“Esta política de anexión, que según la ONU equivale al traslado por parte de Israel de su propia población civil a los territorios ocupados, tiene un objetivo: impedir la solución de dos Estados, la creación de un Estado palestino junto a Israel. El gobierno de Netanyahu ofrece un apoyo sin precedentes a los asentamientos », denuncia a Mediapart Mario Lapschik, uno de los líderes de “Paz Ahora”.

Y para señalar a uno de los principales artesanos de este « florete colonial »un des hommes forts du gouvernement Nétanyahou, un colon réputé pour son racisme anti-arabe parmi les plus farouches opposants à un plan de paix à Gaza : le suprémaciste juif, Belazel Smotrich, ministre des finances, chargé des colonies au sein du ministère de la defensa.

El líder del partido de extrema derecha “Sionismo Religioso” quiere una guerra en Gaza como en Cisjordania, donde pretende hacer de “Judea y Samaria” (el nombre bíblico dado a Cisjordania) una parte integral de Israel.

Esta política de anexión tiene un objetivo: impedir la creación de un Estado palestino junto a Israel.

Mario Lapschik, activista de la ONG Peace Now

El 21 de junio, el New York Times reveló el contenido de una grabación, proporcionada por un investigador de Peace Now, que arroja luz sobre las ambiciones de Smotrich de transformar radicalmente la administración de Cisjordania para fortalecer el control de Israel en ella sin ser acusado formalmente de anexarlo, esto con la bendición del Primer Ministro Netanyahu. E incluso cuando crece la presión internacional por un Estado palestino que abarque Cisjordania y Gaza.

El ministro explicó que había creado “un sistema civil independiente” quitarle autoridad sobre Cisjordania al ejército israelí y entregársela a civiles que trabajan para él dentro del Ministerio de Defensa. Algunas partes del plan ya se han ido implementando progresivamente durante los últimos dieciocho meses y algunas autoridades ya han sido transferidas a civiles, describe el periódico estadounidense.

“Te digo que es mega espectacular (…). Semejantes cambios alteran el ADN mismo del sistema (…) Será más fácil de “tragar” en el contexto internacional y jurídico. Para que no digan que nos estamos anexando Cisjordania”.dijo Smotrich frente a colonos judíos cerca de Qalqilya (norte).

El plan incluye dar a los civiles un mayor control sobre la construcción de asentamientos, invertir fondos públicos en puestos de avanzada (asentamientos salvajes no reconocidos por el gobierno israelí) y una demolición más rápida de los edificios palestinos construidos sin autorización de Israel… Dice mucho sobre el proceso en curso. y su aceleración desde el 7 de octubre de 2023.

Este año 2023 también ha batido el récord de colonias salvajes, según “Peace Now”. Se han establecido veintiséis “puestos de avanzada” en toda Cisjordania, diez de ellos desde el inicio de la guerra en Gaza, frente a cinco en 2022 (el gobierno israelí aún no contaba con el apoyo de Netanyahu y los ministros de extrema derecha, pero lo será). diciembre de 2022).

La creación de estos puestos de avanzada provocó, según el movimiento israelí, la expulsión de unos 1.345 palestinos, obligados a huir de sus hogares bajo los ataques de los colonos. Más de veinte comunidades palestinas han sido desplazadas y desarraigadas, la mayoría durante la guerra. Se promovió una cifra récord de 12.349 viviendas en los asentamientos de Cisjordania, sin incluir los de Jerusalén Oriental.

“Israel está creando un Estado único donde los palestinos que viven más allá la línea verde no tienen derechos civiles, mientras que los colonos disfrutan de todos los derechos. Y sabemos exactamente cómo se llama este sistema de gobierno”.condena Mario Lapschik, de la ONG “Paz Ahora”.

En una declaración conjunta, el viernes 5 de julio, con tres organizaciones palestinas miembros (Al-Haq, Al-Mezan, Centro Palestino de Derechos Humanos), la Federación Internacional de Derechos Humanos, FIDH, denuncia actos que constituyen crímenes de guerra según el Cuarto Convenio de Ginebra. .

“Los líderes mundiales deben despertar ahora, porque Israel claramente tiene la intención de hacer desaparecer a Palestina y al pueblo palestino. Issam Younis de Al-Mezan reacciona. Su pasividad era preocupante pero ahora se ha vuelto completamente inaceptable. »

“Apartheid, traslados forzosos, ingeniería demográfica, saqueos, asesinatos, etc. Los asentamientos israelíes violan el derecho internacional, pero los Estados partes no han hecho nada para detenerlos y poner fin a los crímenes y violaciones de Israel”.añade Diana Alzeer, vicepresidenta de la FIDH y representante de Al-Haq.

Regularmente, la comunidad internacional, incluido el aliado histórico de Israel, Estados Unidos, denuncia confiscaciones de tierras –como Stéphane Dujarric, el portavoz del Secretario General de la ONU, que lamenta “un paso en la dirección equivocada”yendo en contra“una solución negociada de dos Estados” o el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, que deploró la expansión de las colonias en marzo “contraproducente para lograr una paz duradera” con los palestinos.

Pero las palabras no van seguidas de acciones que vinculen a Israel. “La paz no será posible mientras Israel disfrute de impunidad y del apoyo de los gobiernos occidentales mientras comete crímenes internacionales contra el pueblo palestino”. insiste a Mediapart Diana Alzeer de Al-Haq, la ONG palestina más antigua e importante para la defensa de los derechos humanos.

Con la FIDH y otras organizaciones palestinas miembros, pide a los Estados “hacer todos los esfuerzos necesarios para poner fin al colonialismo y al apartheid israelíes”. Piden sanciones y la suspensión de los acuerdos comerciales, en particular el acuerdo de asociación entre la Unión Europea e Israel. También piden al fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) (que investiga la colonización en Cisjordania desde 2019) que emita órdenes de arresto “contra los responsables de la colonización y el desplazamiento forzado del pueblo palestino”.

Desde la ocupación israelí de Cisjordania en 1967, más de 500.000 israelíes han vivido en asentamientos ilegales según el derecho internacional, a menudo establecidos sin la aprobación de las autoridades, que posteriormente legalizaron algunos de ellos (unos quince en 2023 según ” Peace Now”). Están sujetos al derecho civil israelí, al igual que los aproximadamente tres millones de palestinos que están sujetos al derecho militar israelí.

-

PREV “Barcelona no es Disneylandia”… Miles de personas expresan su malestar por el sobreturismo
NEXT Nuestras ideas de café frío para el verano