Xi y Putin abogan por un mundo “multipolar”

Xi y Putin abogan por un mundo “multipolar”
Xi y Putin abogan por un mundo “multipolar”
-

Los presidentes ruso, Vladimir Putin, y chino, Xi Jinping, abogaron el jueves en Asia Central por un orden mundial “multipolar”, contrarrestando el unilateralismo estadounidense que denuncian, durante una cumbre que reunió a varios países que mantienen relaciones tensas con Occidente.

“Todos los participantes en la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) están comprometidos con la formación de un orden mundial multipolar justo”, insistió Putin durante la sesión plenaria de esta floreciente alianza que reúne a diez Estados.

“Es de vital importancia que la OCS se coloque en el lado correcto de la Historia, en el lado de la equidad y la justicia”, insistió su homólogo chino, llamando también a “resistir las interferencias externas”, en clara referencia a los occidentales.

‘Cambios tectónicos’

Esta declaración de Astaná, firmada en la capital de Kazajstán, también destaca los “cambios tectónicos en curso en la política global” y la necesidad de “fortalecer el papel de la OCS”.

MM. Putin y Xi, que hacen gala de su buena comprensión y aceleran su acercamiento, especialmente desde la invasión rusa de Ucrania, denuncian constantemente la supuesta “hegemonía” de Estados Unidos en las relaciones internacionales.

Después de la adhesión de Irán el año pasado, bajo sanciones occidentales, Bielorrusia, también condenada al ostracismo por Occidente por su apoyo a la ofensiva rusa en Ucrania, se convirtió el jueves en el décimo miembro de la OCS. Su presidente, Alexander Lukashenko, aseguró que el grupo tenía ‘el poder de destruir los muros de un mundo unipolar’.

Los ‘aliados’ talibanes

La OCS (Bielorrusia, China, India, Irán, Rusia, Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán, Pakistán, Tayikistán), fundada en 2001 pero que ha cobrado un nuevo impulso en los últimos años bajo el liderazgo de Beijing y Moscú, se considera una cooperación competitiva. plataforma con organizaciones occidentales, con énfasis en seguridad y economía.

Al margen de la cumbre, Vladimir Putin aseguró en una rueda de prensa que cuenta con los talibanes en la lucha contra el terrorismo en la región.

“Los talibanes son ciertamente nuestros aliados en la lucha contra el terrorismo porque cualquier potencia existente está interesada en la estabilidad”, aseguró Putin, en línea con el enfoque conciliador de Moscú hacia los talibanes, al igual que China y varios países de Asia Central.

Una declaración que se produce tras una serie de ataques en los últimos meses en Rusia y Afganistán, país observador de la OCS, ha estado ausente de las reuniones del grupo desde el regreso de los talibanes al poder en el verano de 2021.

Trump es tomado en serio

La guerra en Ucrania no se discutió públicamente en la cumbre de la OCS. Pero la prensa rusa cuestionó a Putin sobre el tema y él renovó sus vitriólicos ataques contra los líderes ucranianos.

También aseguró tomarse “muy” en serio las declaraciones de Donald Trump, quien ha afirmado en repetidas ocasiones que si es reelegido presidente de Estados Unidos detendría la guerra en Ucrania, sin respaldar sus declaraciones.

Vladimir Putin también reafirmó su oposición a cualquier alto el fuego en Ucrania si Kiev no acepta concesiones “permanentes” para Rusia. Una exigencia de facto de capitulación, Moscú exige cinco regiones ucranianas y que Kiev renuncie a su alianza con Occidente.

Lo malo para Rusia es que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, abogó durante una reunión bilateral con Putin por una “paz justa” en Ucrania y se ofreció a mediar, pero el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, citado por los medios rusos se negó.

Grupo heterogéneo

Esta cumbre de Astaná, al final de la cual se firmaron 25 documentos en diversos ámbitos, forma parte de un ballet diplomático en curso en Asia Central, cuyos líderes se reúnen periódicamente con MM. Putin y Xi.

La OCS, además de sus miembros, tiene catorce “socios de diálogo”, en particular Turquía, miembro de la OTAN, o numerosos países árabes, como Arabia Saudita o Qatar.

Pero si la OCS pretende reunir al 40% de la población y alrededor del 30% del PIB mundial, el grupo sigue siendo heterogéneo y existen numerosas disensiones entre sus miembros, algunas de las cuales están sumidas en rivalidades territoriales.

Rusia y China hacen gala de su unión con Occidente, pero siguen siendo competidores en Asia Central, una región rica en hidrocarburos y crucial para el transporte de mercancías entre Europa y Asia.

Moscú tiene una influencia histórica allí debido al pasado soviético, pero Beijing tiene una presencia cada vez mayor allí, mientras que Occidente también tiene importantes intereses allí.

El interés de las grandes potencias por esta región se ha intensificado desde la invasión rusa de Ucrania, y Moscú quiere mantener su tradicional influencia sobre los países de Asia Central, ahora firmemente anclados a China a través de proyectos económicos de gran escala, las ‘Nuevas Rutas de la Seda’. , mientras Occidente lo corteja ardientemente.

/ATS

-

PREV Vivir con la enfermedad de Lyme: “probablemente el mayor desafío de mi vida”
NEXT Grifos de oro, bañera en forma de ostra: las excéntricas propiedades de los narcos puestas al servicio de las víctimas en Colombia