La Iglesia católica denuncia la ley que autoriza la castración de pedófilos

La Iglesia católica denuncia la ley que autoriza la castración de pedófilos
La Iglesia católica denuncia la ley que autoriza la castración de pedófilos
-

“¿Será realmente a través de esta ley que lograremos erradicar la violación? », preguntan los obispos malgaches. En su comunicado de prensa publicado el martes, la castración, descrita sin ambigüedades como un acto de “tortura”, es contraria a los derechos humanos y a los principios mismos de la Iglesia. “El cuerpo humano, como obra de Dios, es sagrado”, explican los líderes religiosos. “De modo que nada ni nadie tiene autoridad sobre estos últimos, ni siquiera la ley”

La Iglesia católica de Madagascar denuncia periódicamente la mala gobernanza y la situación socioeconómica de la isla. Pero en este contexto de lucha contra la ley que autoriza la castración de violadores de niños, Denis-Alexandre Lahiniriko ve una postura particularmente frontal contra el régimen: “Es un revés político”, asegura el historiador especializado en las relaciones entre Iglesia y Estado. Sobre todo porque el régimen ha solicitado la sustitución del embajador de la Unión Europea [Isabelle Delattre Burger] porque ella simplemente criticó esta medida de castración. Allí tenemos la impresión de que la Iglesia se alinea con la posición de la comunidad internacional”.

¿Puede la Iglesia doblegar al gobierno?
Las asociaciones malgaches que luchan contra la violencia sexual también denunciaron una ley que se centra más en los autores de las violaciones que en las víctimas. ¿Puede la implicación de la Iglesia, históricamente conocida por su fidelidad al régimen, hacer retroceder el poder en materia de derecho? “En Madagascar, cuando la Iglesia habla, los regímenes políticos siempre escuchan”, recuerda Denis-Alexandre Lahiniriko. Y no creo que después de esta postura de la Iglesia, el Estado realmente realice castraciones. No creo en la aplicación efectiva de la ley”.

Preguntada por RFI, Lova Ranoromaro, portavoz del presidente Andry Rajoelina, asegura que el régimen “se toma en serio” las preocupaciones planteadas por los obispos y se dice abierto al diálogo con todas las partes. Sin embargo, la política mantiene su rumbo y recuerda que la pena de castración quirúrgica ya ha sido declarada conforme a derecho por el Alto Tribunal Constitucional.

“Desalentar”
Y añadió que esta sentencia tiene como objetivo “disuadir de actos horribles cometidos contra niños pequeños”, cuya protección sigue siendo “la prioridad absoluta”. Antes de la promulgación de la ley, el Alto Tribunal Constitucional exige al Gobierno detalles sobre las modalidades prácticas de tales operaciones para que no produzcan “ni dolor ni sufrimiento agudo, físico o moral”.

-

PREV ocho candidaturas presidenciales, entre ellas dos expresidentes – Telquel.ma
NEXT Genocidio de los tutsis en Ruanda: declarados muertos los dos últimos fugitivos buscados por el Mecanismo