Fiesta de las flores en Riscle: “Todas son muy bonitas”… Miles de personas conquistadas por el desfile de carrozas

-

lo esencial
Una tradición de casi 120 años, la Fiesta de las Flores tuvo lugar este jueves 9 de mayo en las calles de Riscle con, como testaferro, el tan esperado “corso floral”. Asistieron casi 3.000 curiosos.

“Ellos vuelven !” Todo lo que se necesita es el llanto de una niña para iluminar todos los rostros de la multitud. Y con razón, las carrozas de la Fiesta de las Flores regresan a las calles de Riscle a la salida de una curva. Desde Hawaii hasta Scooby-Doo pasando por los Juegos Olímpicos, vuelven a estar coloridos en esta edición. Rosas, margaritas, azaleas, lirios: la procesión que avanza está bien florecida y no se ha descuidado ningún detalle: “Este trabajo se ha realizado con gran atención al detalle y mucha paciencia”, observa Blandine, una espectadora.

Lea también:
DIAPOSITIVAS. Festivales de flores en Riscle: una mirada retrospectiva al desfile de flores en imágenes

Las flores que adornan las carrozas fueron recogidas en los últimos días en los campos y jardines de los alrededores.
DDM – SEBASTIEN LAPEYRERE

Mientras los majorales, disfrazados de majorettes, entretienen a algunos, los percusionistas y bailarines brasileños emocionan a otros en un ambiente cálido, no sólo por el clima. En medio del fervor del desfile, la carroza “Lucky Luck” del club de fútbol se mezcla con el fondo. Sin embargo, esta es la primera participación del club: “Éramos novatos pero lo hicimos todo con alegría y buen humor”, comenta el copresidente Alain en medio de la furia de la procesión. Y continúa: “Terminamos el tanque esta mañana a las 11:30 a. m., después de haberlo detenido anoche a las 4:30 a. m., pero hubo un lado amistoso en el que todos comimos juntos durante los preparativos. ¡Fue genial!”

Los majoraux, una atracción sonriente esta tarde.
DDM – SEBASTIEN LAPEYRERE

Un fervor popular de 120 años

Unas carrozas más adelante, Paul intenta invitar al público a bailar al ritmo de las bandas. Para él y sus compatriotas del centro juvenil lo principal es aprovecharlo: “Este encuentro es una vez al año. Hace buen tiempo, intentamos involucrar tanto a los jóvenes como a los adultos. “Nuestro objetivo es entretener y unir a la gente”.

Lanzamientos de pétalos de flores y arroz para los niños que desfilan en las carrozas.
Lanzamientos de pétalos de flores y arroz para los niños que desfilan en las carrozas.
DDM – SEBASTIEN LAPEYRERE

Desde lo alto de sus carrozas, los niños ocupan un lugar destacado en el desfile. Rociando a la multitud con pétalos y maíz, son los más felices del día. Para esta madre, mantener la tradición del pueblo, de casi 120 años, es precioso: “Llevamos años desfilando, retomamos el legado de nuestros padres que siempre lo han hecho. Nuestros hijos se están implicando en ello. ahora”, dice Marie.

Por tanto, la llama de esta celebración no está a punto de apagarse. Este año desfilaron una decena de carrozas, una cifra superior a la de ediciones anteriores: “Debe haber 300 personas que han estado involucradas en la preparación de las carrozas durante más de un mes. También hay 50 voluntarios. Eso demuestra la inversión de asociaciones de ciudad y de barrio”, explica Karine, miembro del comité de la Fiesta de las Flores.

Fueron las asociaciones y vecinos del pueblo los que confeccionaron las diez carrozas.
Fueron las asociaciones y vecinos del pueblo los que confeccionaron las diez carrozas.
DDM – SEBASTIEN LAPEYRERE

Cuando se trata de elegir su tanque favorito, los espectadores están más divididos. En esta edición, fueron sobre todo el sorprendente drakkar y la furgoneta hippie los que atrajeron al público. Sin embargo, Marie cierra el debate: “Son todos muy bonitos y hay que rendir homenaje al trabajo de cada uno”. Una vez pasadas las carrozas y amainada la fiebre popular, la capa de pétalos y hojas que cubren el suelo atestigua el éxito de esta edición de 2024.

-

PREV Cine. Una película biográfica de Putin realizada con inteligencia artificial
NEXT Hartmut Rosa: “En el metal podemos afrontar cuestiones existenciales”