Engrasadores 5 – Panteras 3 | Un sexto partido gracias a ya sabes quién

-

Después de los ojos de Maurice Richard, tocará hablar de los de Corey Perry. Más precisamente de sus ojos después del gol organizado por Connor McDavid, porque esos eran esencialmente los ojos de cada aficionado al hockey pegado a su televisor el martes.



Actualizado ayer a las 23:54.

Perry marcó el gol de la victoria en una victoria más complicada de lo esperado, pero no importa. Los Oilers ganaron 5-3 en el Juego 5 de la final para reducir la ventaja de los Panthers a 3-2. Por lo tanto, Edmonton pospuso la eliminación por segundo encuentro consecutivo, y los Panthers ahora tendrán que luchar nuevamente con la ruidosa multitud en Rogers Place el viernes.

El objetivo, primero. McDavid maniobró con una combinación de agilidad y velocidad que sólo él posee, para liberarse y pasarle a Perry. Si algún día el defensa Niko Mikkola tuviera que someterse a una operación de cadera, podría pasar la factura a la aseguradora de McDavid.

Por eso Perry lanzó esta larga y asombrada mirada hacia el número 97, quien vino a unirse a sus compañeros para celebrar el gol.

FOTO SAM NAVARRO, USA TODAY SPORTS, PROPORCIONADA POR REUTERS

Corey Perry (90)

Fue uno de los momentos más destacados de otra noche normal de cuatro puntos (dos goles, dos asistencias) para el capitán de los Oilers. Trivial porque es su segunda actuación consecutiva de cuatro puntos, como si se hubiera convertido en su nuevo estándar. Aquí está con 42 puntos desde el inicio de la serie. Sólo personas llamadas Gretzky y Lemieux (no Brent o Jocelyn) han conseguido más en un torneo de playoffs. Si esta final se jugara en siete partidos, el récord de Gretzky de 47 puntos sería alcanzable.

Con estas dos actuaciones, McDavid ahora suma 23 puntos en 12 partidos desde el inicio de su carrera en partidos en los que los Oilers corren riesgo de ser eliminados. Un día tendremos que inventar una palabra para describir sus hazañas.

Ya sea que los Oilers ganen o pierdan, será cada vez más difícil no votar por McDavid para el Trofeo Conn Smythe, especialmente porque al principal candidato de los Panthers, Sergei Bobrovsky, le han faltado milagros durante dos juegos. El apodado “Bob” permitió 9 goles en 39 tiros en los juegos 4 y 5.

FOTO JIM RASSOL, USA TODAY SPORTS, PROPORCIONADA POR REUTERS

Serguéi Bobrovsky (72)

Es difícil culparlo cuando McDavid se convierte en mago. Excepto que el propio portero ruso alimenta a la bestia con derroches técnicos en su juego, como proteger el fondo de su red en el tercer gol de los Oilers.

McDavid brilla ofensivamente, pero también destaca en otras facetas del juego, a veces ganando una batalla contra Aleksander Barkov en la rampa, a veces retrocediendo a toda velocidad para levantar un palo contrario y anular un ataque.

La candidatura de McDavid es tanto más difícil de ignorar cuanto que su fiel compañero de toda la vida ciertamente no está jugando al 100% de sus habilidades. Leon Draisaitl tiene sólo dos asistencias en cinco partidos de las Finales y, a pesar de jugar 22 minutos el martes, su impacto apenas se notó.

El despertar de Tkachuk

Volviendo al tema de los ojos, también podemos hablar de los de Bill Zito. Espiado por las cámaras de Sportsnet al final del partido, cuando los Oilers estaban 4-3, el gerente general de los Panthers parecía al borde de un ataque de nervios.

El juego de Bobrovsky bien puede ser una fuente de estrés para el DJ. Sobre la línea azul, Brandon Montour tampoco tuvo su mejor partido. Connor Brown, un valiente trabajador de apoyo de los Oilers, le echó una mano en el primer tiempo. También fue un pase de Montour que Brown interceptó para escaparse y abrir el marcador.

Sin embargo, si Zito y los floridanos buscan una fuente de esperanza, pueden recurrir a Matthew Tkachuk. El macho alfa de los Panthers no necesariamente había tenido una gran final hasta ahora, pero su gol marcado en el medio del partido lo revivió visiblemente. A partir de entonces, Tkachuk estuvo presente en todos los combates y terminó su velada con dos puntos, cuatro tiros y seis hits. Fue él quien dio la alarma a su gente cuando los albertanos iban ganando 3-0 y habían cortado las piernas a los Panthers. Fue también él quien preparó el tercer gol de su equipo, ajustando el marcador hasta el 4-3.

FOTO JIM RASSOL, USA TODAY SPORTS, PROPORCIONADA POR REUTERS

Mateo Tkachuk (19)

Su zambullida al final del partido para evitar un gol a portería vacía también fue uno de sus momentos más destacados del día, pero su compañero Oliver Ekman-Larsson dejó de jugar por completo, dándole a McDavid el gol seguro sin preocuparlo. Zito bien podría haberse enojado en su vestuario.

Los Panthers necesitarán todo lo que Tkachuk pueda ofrecer, especialmente para molestar a Stuart Skinner. El portero de los Oilers ha recuperado su esplendor, hasta el punto de asentir con la cabeza al ritmo de la música durante las paradas, una práctica mucho más común en el baloncesto que en el hockey. Sam Bennett intentó molestarlo haciéndole tropezar con la pintura azul, pero no funcionó. Fueron necesarios dos tiros imparables para frustrarlo, al igual que un disco que rebotó al final de una presencia desordenada de los Oilers en su territorio.

Alguien en los Panthers tendrá que dar la cara, porque en el campo contrario, el 97 decidió que esta final se iba a prolongar.

-

PREV Vladimir Tarasenko está de acuerdo con los Red Wings
NEXT Arthur Theate de camino al club de Benzema en Arabia Saudí