La Presse en Nueva York | Viaje a la sombra de los nórdicos

-

¿Qué esperanza queda en Quebec de volver a ver a los nórdicos? Prensa Viajó en autobús a Nueva York con 200 aficionados al hockey de la capital. Después de 20 horas de viaje en autobús de ida y vuelta, el veredicto es claro: la esperanza casi ha desaparecido y la camiseta nórdica es escasa.


Publicado a las 1:38 a.m.

Actualizado a las 5:00 a.m.

(Québec y Nueva York) Son las 4:45 de la madrugada del jueves en Quebec y el aparcamiento del Boston Pizza Lebourgneuf está repleto de gente.

En la oscuridad destacan las siluetas. Primero vemos a los entrenadores, luego a decenas de aficionados al hockey con sus pequeñas maletas. Dirígete a Nueva York para ver a los Islanders de Patrick Roy enfrentarse a los Montreal Canadiens.

La escena recuerda los mejores días de la Nación Nórdica, cuando a principios de la década de 2010, cientos de aficionados quebequenses viajaban en autobús a las cuatro esquinas de la Liga Nacional de Hockey (NHL) con un objetivo común: el regreso de los Nórdicos.

  • >>

    FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

    El instigador del viaje, el presentador Jérôme Landry, flanqueado por Nella Basque y Florent Gobeil, quedan inmortalizados delante del autocar en una parada en la carretera de camino a Nueva York.

  • >Los aficionados quebequenses llegan al Centro UBS.>

    FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

    Los aficionados quebequenses llegan al Centro UBS.

  • >Los aficionados quebequenses llegan al Centro UBS.>

    FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

    Los aficionados quebequenses llegan al Centro UBS.

  • >Los aficionados quebequenses llegan al Centro UBS.>

    FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

    Los aficionados quebequenses llegan al Centro UBS.

1/4

“Me trae recuerdos. En esta época del año, hace 14 años, 31 autobuses de nosotros fuimos a ver a los New Jersey Devils. Había 1500 personas. Compramos un cartel en Times Square”, recuerda Jérôme Landry, quien junto con otros presentadores de la emisora ​​FM93 lanzaron la idea de este viaje de dos días.

Esta vez, “sólo” cuatro entrenadores abandonaron Quebec. Pero Landry asegura que podría haber llenado diez, sólo que le faltaban conductores y vehículos.

type="image/webp"> type="image/jpeg">>>

FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

Patrick Roy antes del partido contra el canadiense en Nueva York

El objetivo también ha cambiado: esta vez se trata de animar al ex entrenador del Remparts. En este sentido, el viaje fue un éxito. Roy ganó su partido, los aficionados quebequenses parecían satisfechos.

Pero Landry admite que es difícil no establecer paralelismos con los numerosos viajes de la Nación Nórdica.

« De voir 200 personnes qui se lèvent comme ça à 4 h du matin et vont voir Patrick Roy coacher, veux, veux pas, même si ce n’est pas ça l’objectif, ça prouve que Québec est un des meilleurs marchés de hockey al mundo. »

type="image/webp"> type="image/jpeg">>>

FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

El ambiente ha cambiado completamente desde los viajes de 2010. El sueño parecía estar al alcance de la mano. Ahora nadie se hace ilusiones.

Todo cambió

Pero ahí es donde terminan los paralelos. El ambiente ha cambiado completamente desde los viajes de 2010. En aquel momento, la NHL contaba con 30 equipos, los aficionados de Quebec esperaban un movimiento de los Arizona Coyotes y la construcción del Videotron Center apenas comenzaba.

El sueño parecía estar a nuestro alcance. Ahora nadie se hace ilusiones.

“Hace diez años, creía en ello. Cuando ocurrió el asunto de la pala azul. Me parece que éramos muchos, fue alentador. Estábamos esperando el nuevo anfiteatro”, recuerda Lili Arbour, de 63 años, que hizo el viaje con su madre de 90 años.

type="image/webp"> type="image/jpeg">>>

FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

Durante este viaje, pocos aficionados vistieron la camiseta de los Nordiques.

“Ahí lo tenemos, el anfiteatro. Pero creo que se construyó demasiado rápido. »

El Centro Videotron celebrará su décimo aniversario el próximo año. Está envejeciendo. Una auditoría reciente realizada por una empresa de ingeniería concluyó que el sistema de control de acceso a puertas y ascensores estaba “al final de su vida útil”. La aglomeración de Quebec acaba de liberar 350.000 dólares para actualizarlo.

En la época de la Nación Nórdica, los aficionados quebequenses consideraban un honor llevar su mejor camiseta nórdica. Casi 15 años después, en este viaje, se están volviendo raros.

Los aproximadamente 200 aficionados quebequenses tienen camisetas de Remparts, Islanders, Canadiens… y algunas camisetas azul claro muy raras. El objetivo es apoyar a Patrick Roy, claro está. Pero la imagen es sorprendente.

  • >Los aproximadamente 200 aficionados quebequenses tienen camisetas de Remparts, Islanders, Canadiens… y algunas camisetas nórdicas muy raras.>

    FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

    Los aproximadamente 200 aficionados quebequenses tienen camisetas de Remparts, Islanders, Canadiens… y algunas camisetas nórdicas muy raras.

  • >Los aproximadamente 200 aficionados quebequenses tienen camisetas de Remparts, Islanders, Canadiens… y algunas camisetas nórdicas muy raras.>

    FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

    Los aproximadamente 200 aficionados quebequenses tienen camisetas de Remparts, Islanders, Canadiens… y algunas camisetas nórdicas muy raras.

  • >Los aproximadamente 200 aficionados quebequenses tienen camisetas de Remparts, Islanders, Canadiens… y algunas camisetas nórdicas muy raras.>

    FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

    Los aproximadamente 200 aficionados quebequenses tienen camisetas de Remparts, Islanders, Canadiens… y algunas camisetas nórdicas muy raras.

  • >Los aproximadamente 200 aficionados quebequenses tienen camisetas de Remparts, Islanders, Canadiens… y algunas camisetas nórdicas muy raras.>

    FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

    Los aproximadamente 200 aficionados quebequenses tienen camisetas de Remparts, Islanders, Canadiens… y algunas camisetas nórdicas muy raras.

1/4

“Creo que la gente se ha rendido. Ésta ya no es la Nación Nórdica. Es aburrido porque nos divertíamos, a veces había 15 o 16 autobuses”, recuerda Michel Tremblay.

Con su hermano Alain, había participado en las expediciones de la década de 2010 a Nueva York, Nueva Jersey, Detroit… El jueves por la noche todavía vestía su camiseta nórdica, cómodamente sentado en el UBS Arena. Pero incluso él admite que se ha rendido un poco…

“En la oficina bromeaba diciendo que me jubilaría cuando volvieran los nórdicos”, cuenta este hombre de 66 años. ¡Parece que todavía me queda un poquito! »

type="image/webp"> type="image/jpeg">>>

FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

En el autobús con destino a Nueva York, Jérôme Landry desempeña su papel de guía.

Una bofetada más

En el autobús con destino a Nueva York, Jérôme Landry desempeña su papel de guía. “No estoy seguro de haber descargado mi boleto en mi teléfono”, le dijo un participante. El facilitador le ayuda a resolver su problema.

En otro momento, con Nueva York a la vista, intenta animar a los espectadores con el rostro demacrado por la salida matutina. “Vamos a tomar uno de los 122 enlaces para ingresar a Nueva York. Pero es cierto que no es Quebec, y menos aún Lévis”, afirma, en alusión al tercer vínculo que defiende desde hace años en sus gradas.

  • >Ambiente en el Centro UBS durante el partido>

    FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

    Ambiente en el Centro UBS durante el partido

  • >Hinchas canadienses en las gradas del Centro UBS>

    FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

    Hinchas canadienses en las gradas del Centro UBS

1/2

El ambiente es de risas. Después de todo, vamos a ver un partido de hockey y el viernes por la mañana visitaremos Nueva York. Pero Landry no puede evitar sonreír ante los golpes del destino.

El miércoles, un día antes de la partida, la noticia cayó como una bomba en la NHL: la Liga estaría en negociaciones para trasladar a los Arizona Coyotes a Salt Lake City. ¿El precio de la franquicia? La asombrosa cifra de 1.800 millones de dólares canadienses.

Los Coyotes… Los fanáticos de Quebec han salivado durante mucho tiempo ante la idea de ver esta franquicia maldita trasladarse al entonces nuevo Videotron Center. Otro rastro que se desvanece.

“Esto no me sorprende ni me decepciona”, afirmó. Lo que más me decepcionaría es si Atlanta entrara a la Liga Nacional antes que el resto de nosotros, si Atlanta tuviera una tercera oportunidad antes de que el resto de nosotros tuviéramos una segunda. »

“Es muy posible que esté sucediendo. Honestamente, si eso sucede, me pregunto si seguiré la Liga Nacional. Me pregunto si seguiré animando a esta liga”, afirma el hombre que ayer fue uno de los más feroces defensores del regreso de los nórdicos.

  • >Florent Gobeil, 80 años, lució su mejor chaqueta nórdica.>

    FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

    Florent Gobeil, 80 años, lució su mejor chaqueta nórdica.

  • >Jérôme Landry con Nella Basque y Florent Gobeil>

    FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

    Jérôme Landry con Nella Basque y Florent Gobeil

1/2

Para las personas mayores, este nuevo revés para Quebec adquiere una dimensión casi dramática. “Esperábamos. Pero cada vez esperamos menos. Nos entristece, porque con la edad que tenemos quizá nunca los veamos”, afirma Florent Gobeil, de 80 años, que se había vestido con su mejor chaqueta nórdica para el viaje.

“Cuando se fueron, tuve la impresión de que Quebec había retrocedido diez años”, añade su esposa, Nella Basque.

Mathieu Boutin, por su parte, vivió este viaje a Nueva York como una especie de rito de iniciación. Trajo consigo a su hijo Alex, de 12 años.

Mathieu ha vivido las últimas tres temporadas con los nórdicos. Su padre lo llevaba a los juegos. Pero su hijo nació mucho después de que el equipo se marchara en 1995. Llevarlo a ver a Patrick Roy, los Islanders y los Canadiens es una forma de darle una idea de la intensidad de una Liga que desde hace tiempo abandonó la capital.

type="image/webp"> type="image/jpeg">>>

FOTO FRANÇOIS ROY, LA PRENSA

Patrick Roy ganó su partido, para gran alegría de los aficionados quebequenses.

Mathieu Boutin ve claramente que la memoria de los nórdicos se está desmoronando con el paso de los años.

Los mayores de 40 años todavía tienen apego a los nórdicos. Pero entre los jóvenes de Quebec, es el canadiense. El recuerdo se desvanece un poco con el tiempo.

Mateo Boutin

Mathieu Boutin sonríe decepcionado, se vuelve a poner la gorra nórdica y vuelve al autobús.

-

PREV Los resultados del fin de semana: los franceses brillaron en todos los frentes
NEXT Manchester City celebra cuarto título consecutivo de liga inglesa y frustra aún más al Arsenal