Kent Hughes se queda atascado con su patata caliente

-

La situación de la portería dentro de los Montreal Canadiens parece haberse convertido en el principal tema de burla, poniendo a Kent Hughes en una posición delicada apenas unas semanas antes de la fecha límite para cambios.

La rotación de tres porteros, con Jake Allen a la cabeza, se ha convertido en una fuente de frustración para los aficionados, y Hughes se encuentra con una patata caliente difícil de afrontar.

Jake Allen, a quien Hughes volvió a contratar el verano pasado con una extensión de contrato de dos años por un valor total de 7,7 millones de dólares, ya no es el portero confiable que alguna vez fue.

Las decepcionantes actuaciones de Allen desde el inicio de la temporada parecen haber convertido esta extensión en una decisión costosa y controvertida.

La pregunta que surge ahora es si CH ha superado el punto de no retorno con Allen y si el portero simplemente está “terminado”.

Las burlas a Kent Hughes no se limitan a la situación actual, sino que se remontan a la decisión de volver a contratar a Allen en lugar de cambiarlo como jugador de alquiler el año pasado.

En ese momento, el contrato del portero expiraba en el verano de 2023, y Hughes podría haberse beneficiado de ello.

Sin embargo, se tomó la decisión de ampliar el contrato por dos años por 3.850 millones anuales, una opción que ahora suscita críticas y cuestionamientos.

La situación del portero se suma a la pesadez de los contratos de Brendan Gallagher y Josh Anderson.

Se señala la gestión de contratos de Hughes y la cuestión de los errores de contratación se cierne sobre el club.

A medida que se acerca la fecha límite para realizar cambios, Kent Hughes se enfrenta a una decisión difícil.

La patata caliente en la que se ha convertido Jake Allen requiere una solución inminente.

Queda por ver si Kent Hughes podrá realizar un milagro antes del 8 de marzo de 2024.

A seguir …

-

PREV Super Bowl: gran actuación de Post Malone antes del partido y algunas fotos de Taylor Swift en su camerino
NEXT Una primera línea y una flagrante falta de profundidad